Desde la llegada del SAR-COV 2 a Chile, ha provocado que no solo los ciudadanos debiesen adaptarse a las nuevas medidas como el confinamiento, también tuvieron que hacerlo las empresas.

Si bien el gobierno ha entregado ayuda a las pequeñas y medianas empresas como el crédito Fogape, ley de pago cortos a pymes, entre otras. Estas iniciativas no han sido suficientes para hacer frente a la falta de liquidez para estas compañías.

Debido a esto, en Orsan Factoring hemos reforzamos nuestro compromiso con las empresas que requieren de liquidez para seguir operando.

Las principales medidas que hemos tomado en Orsan Factoring son:
1- Bajar comisiones.
2- Mantener el costo de financiamiento, aun cuando se ha vuelto mucho más riesgoso.
3- Invertir en nuevas herramientas que han permitido agilizar el tiempo de respuesta y entrega de los anticipos.

Los beneficios del factoring.

Cabe recordar en uno de los principales beneficios que tiene el factoring es que la inyección de liquidez permite a las empresas cumplir con sus obligaciones de corto y mediano plazo; como pagar a sus trabajadores, proveedores, gastos fijos o impuestos, financiamientos, entre otros.

Cuando una empresa no puede cumplir con estas obligaciones financieras, puede incluso llegar al sobreendeudamiento o incluso al quiebre del negocio.

Para evitar esto, es recomendable utilizar el factoring, que permite a una empresa recibir el pago de sus facturas en menos de 48 horas, desde la confirmación del deudor, y así evitar esperar hasta 120 días o más.