Pese a que el factoring es una herramienta que ha sido utiliza por diversas empresas en el país, lo cierto es que genera algunas desconfianzas por información falsa que circula, tanto en el boca a boca, páginas en Internet e incluso, muchos medios continúan perpetuando la idea de es una herramienta poco segura.

En Orsan Factoring te comentamos algunos de los mitos de esta herramienta:

 

  • Factoring es solo para pymes nuevas

Muchas veces se piensa que el factoring está dirigido a empresas pequeñas o emergentes. Principalmente, porque está comprobado que el adelanto de efectivo por las facturas, de pagos pendientes, contribuye a la rapidez del crecimiento de una nueva empresa.

Sin embargo, el factoring es una herramienta que está dirigida a todo tipo de empresas y actualmente diversas compañías la utilizan porque es rápido, el proceso de aprobación es sencillo y desliga a la empresa de las gestiones administrativas de cobro y verificación de documentos

Además, permite ampliar la línea de crédito de la empresa, de manera más simple, a diferencia del préstamo bancario.

 

  • Todas las empresas de factoring son iguales

Este mito puede ocurrir por una mala experiencia o algún comentario externo. Lo cierto es que hay basarse en la experiencia propia, analizar y buscar a la empresa que se adapte adecuadamente a tu negocio o la trayectoria que lleva en el mercado, son aspectos importantes que hay considerar al momento de querer usar factoring.

  • Es muy caro

 El costo de ceder tus facturas dependerá de la operación, el volumen de facturas operadas por el cliente, respaldos y la relación cliente/deudor, entre otros factores. Esto puede variar dependiendo de la empresa de factoring.

 

  • Si cedes una factura debes hacerlo con todas

Esto no es verdad, el cliente está en todo su derecho de ceder la cantidad de facturas que estime conveniente y durante el tiempo que le sea útil. 

Dicho esto, una colaboración estable y activa, con un flujo abundante de facturas, puede consolidar una gran alianza entre la empresa y el cliente, y este último tendrá la ventaja de desligarse del ejercicio de cobro.

  • El factoring es útil solo para cuando tienes problemas de liquidez

 

Si bien el factoring es una excelente herramienta en tiempo de crisis, también es una buena forma de financiamiento accesible, porque se basa en la solvencia crediticia de los clientes